jueves, 4 de enero de 2018

Edición # 8 - Pesadillas: espejos del sueño - 2017

“Pesadillas: Espejos del Sueño”
8va Edición
2017



PRÓLOGO

Mauricio Arcila Arango
(Colombia)

TRES FUGAS DE LA ERRANCIA: LA PESADILLA, EL ESPEJO, EL SUEÑO

“El sueño de la razón produce monstruos”
Goya

¡Qué poco cuesta construir castillos en el aire y qué cara es su destrucción!
François Mauriac 


LA PESADILLA
- Dos personas hablan sobre sus sueños, especialmente de las pesadillas, de una pesadilla. Ella soñó que la tierra se oscurecía, que su existencia se diluía entre el vacío y la nada, hasta que perdió el sentido de su cuerpo, ahora era un no-cuerpo, el no-cuerpo es la tiniebla, pero la tiniebla también es triangulo y cuadrado. 

Ella soñó que era un no-pensamiento, el no-pensamiento es la pesadilla, el cuerpo en ángulo de nubes, primando sobre los astros, conduciendo al sol, ahora resulta difícil no pensar, en la luz de la idea, en este sueño desnudo sin fondo histórico, tesoro sin diamantes, cielo sin estrellas, para no soñar, sin noche y sin recuerdos. 

La pesadilla significa simetría, entre el miedo y el absurdo, paralelo psicológico, sin escrúpulos y sin diversiones, la no-pesadilla, no es el sueño o la realidad, la no-pesadilla es la constatación de la nada, del no-cuerpo y del no-pensamiento, metáforas antiliterarias, pero expresivas, especialmente provocadoras y aún así estéticas. 

- Dos personas hablan sobre sus sueños, especialmente de las pesadillas, de una pesadilla. Ella soñó que hablaba sobre una pesadilla. La pesadilla no es el sueño ni la realidad, la pesadilla es la constatación de la nada. Ella soñó que hablaba sobre la nada, la nada es el sueño y la realidad, pero la realidad también es no-cuerpo y no-pensamiento.

EL ESPEJO
Un espejo, dentro del espejo se lleva a cabo un combate entre poetas. Otros dirían que entre el poeta regular y el poeta irregular, asimétricos, armoniosos en el conflicto, uno mira hacia arriba y el otro mira hacia abajo, evidente repugnancia de su aspecto cósmico, anexados a la sociedad, como reflejos particulares del mundo. 

“Es de noche y el cielo estrellado” lo dijo cualquier poeta, el bueno o el malo, aquel que no dijo nada, pero señaló con el dedo, fantástica expresión, poética performática, el poeta es el dedo del mundo, señala, desde afuera, el lugar en el cosmos, combatiendo, con el otro, su semejante, el pérfido, el malo, el arrogante. 

El poeta recibe una carta, la carta es un espejo, el espejo es la realidad, aquel cielo estrellado, entre piedras y construcciones frescas. La carta es de una mujer desconocida, lo desconocido es un espejo, lo desconocido es la realidad, aún guarda el aroma de aquella mujer, ella señala el mundo, con su dedo trémulo y asonante. 

Un espejo, dentro del espejo se lleva a cabo un combate entre poetas. Otros dirían que pelean por una mujer, por la musa de la inspiración, o por la mosa de la pasión, distanciamiento práctico, verso en el aire, disputado entre ladridos simétricos, bajo aquel cielo estrellado, la carta es de una mujer desconocida. 

EL SUEÑO
La soñante dice: un sueño del salvajes donde las pesadillas son reales. La frente sudorosa, los ojos dilatados, la boca seca, las extremidades rígidas, y la conciencia aguda, inmóvil, impotente, y los salvajes invadiendo sus sueños, ellos, los reales, aquellos inmortales que siempre vienen acompañados del conflicto. 

Una mesa circular, una comida sin servirse, alrededor, los no-invitados, los venidos, los llegados, de esas partes, de las cartas, del espejo, de sus ojos, aquel pozo profundo, metáfora absurda y limitante, opuesta a la antigua caverna, aquella, la del conflicto, la que los poetas mantuvieron clausurada durante la revuelta. 

Guiado por ella, la desconocida, con las cartas y el espejo, con los miembros amputados, cruel mensaje, transitorio e ineficaz, para aquellos que aún tienen la esperanza de su sueño, poema irresuelto, devorado por osos y dragones, al menos por la fantasía, esperanza de la ensoñación, sentido mínimo de la nada. 

La soñante dice: un sueño del salvajes donde las pesadillas son reales. Un viejo maestro, en la niebla, en la nube distante, con el ángulo correcto, el del no-cuerpo, errante, en el no-pensamiento, recibiendo la carta de la mujer desconocida, espejo del combate, pesadilla de salvajes, donde los sueños son reales. 




miércoles, 3 de enero de 2018

Convocatoria Novena Edición Revista Innombrable


CONVOCATORIA NOVENA EDICIÓN REVISTA INNOMBRABLE 
“Mnemosyne - Memorias de la Literatura: lapsus y destrucciones”

Personificada como Mnemosyne por Hesíodo, hija del cielo y de la tierra, aquellos lindes por donde se pasea la imaginación, en los días del recuerdo, cuando el corazón vuelve a palpitar. La memoria, como fuente de literatura, madre de las artes, diosa de la creación, nos evoca el genio poético y el instinto de creación, pero también de lapsus y destrucciones. La memoria como instrumento literario, pero también como acceso a la antigüedad, a lo desconocido, a lo Innombrable, ya Don Quijote hablaba de aquel “nombre” del cual no quería acordarse, mientras que el Coronel Aureliano Buendía, frente al pelotón de fusilamiento, recordaría el día que su padre lo llevó a conocer aquel extraño hielo.

La REVISTA INNOMBRABLE los invita a participar en la convocatoria de la Novena Edición con el tema: “Mnemosyne - Memorias de la Literatura: lapsus y destrucciones” que estará abierta DESDE lunes 18 de diciembre HASTA el viernes 30 de marzo de 2018.

Pueden participar: poetas y artistas sin límite de edad ni condición de procedencia ni residencia, la única condición es que los textos sean en español.
Pueden enviar su material al correo electrónico lo-innombrable@hotmail.com con una pequeña reseña y lugar de procedencia del Autor. El mejor material será recogido para formar parte de la novena edición de la Innombrable.

CONDICIONES ESPECÍFICAS DE PARTICIPACIÓN:

- Poesía, cuento, microrrelato, prosa poética: podrán participar con un texto o conjunto de textos cuya extensión no exceda las tres cuartillas. Cada participante podrá participar en sólo una de estas categorías. Fuente Times New Roman 12.

- Revisar muy bien la ortografía y puntuación antes de enviar los textos, pues los que tengan errores graves serán descalificados.

- Fotografía e ilustración: podrán participar de 1 a 4 fotografías o ilustraciones por participante, cuyo tema sea el de la presente convocatoria. Se podrá participar en cada una de estas categorías si así lo desea el participante.

- Se podrá participar en ambas modalidades, tanto en la de escritura como en la visual.

- El equipo editorial se reserva el derecho de seleccionar desde 1 al total de fotografías o ilustraciones enviadas por el participante si así lo considera.

- Todas las fotografías e ilustraciones deberán enviarse en tamaño original y sin marcas de agua. Al enviarlas se acepta que la Revista Innombrable realice la publicación y difusión del material enviado que considere necesaria.


http://revista-innombrable.blogspot.com/

domingo, 3 de diciembre de 2017

El poema es un llanto, un alarido, una pausa contenida (4 poemas de L.E. Torres)





La Piedra en su Desnudez Amarga…

La Piedra en su desnudez amarga,
la Piedra que –despoblada de tiempo-
sustenta el choque incesante del mundo
desde todos los bordes de la tarde.

Qué es lo que sale o se tensa cuando entra la luz,
cuando cae muerto un bípedo implume
con uñas planas desde el yermo de la mente…?

La estrella silenciosa,
la sangre ardiente leva anclas
y la palabra gime y grita y suplica
con la hondura negra de su propia palabra,
de su nervadura de silencio.

Y es la náusea de mí: la mera utopía,
y son los huesos secos al final de la jornada,
atardecidos, arrastrados por el viento
en su incertidumbre de carne,
en su carencia de irrigación y de caída.

En lo álgido de la noche
el hombre se halla protervo y declinante,
pensando la hambruna de los pies convulsos
como quien no quiere la cosa espesa del camino;

Bestia en su estancia,
en su transición,
en su ausencia;
bestia en su clamor que no traspasa la herida
de la lengua.

Y la Angustia…
es lo único entero que nos pertenece.






Instante


El susurro del viento
va y viene con todos sus naufragios
inunda las orillas de la hoja
lava el musgo de sus piedras
comba el espinazo roto
de los que sienten
el filo de la tarde
que resecamente cae
de aquellos fascinados
que beben
del blanco y del azul
de sus espumas

                               En el atrio de la iglesia
hay un viejo que tienta el cielo encapotado
mientras acomoda sus cabellos
pasan unos perros
y una bandada de palomas
cargada de tiempo y anchura

                                        Y lo efímero…
lo efímero que deshace sus rútilas esfinges
                                    en las llagas del paladar…

El poema siempre ha sido
un llanto, un alarido, una pausa contenida


5:50 pm
Parque de Copacabana



Pequeño Manifiesto

                                                                       A la Buerta de los Poetas

Barbarizarse, romperse
ante tanta civilización aparente
para que lo humano reverdezca
a través de los claustros de la herida.
Si es “el sartén de las migajas”
entonces que sea un vértigo con su sombra furiosa.
Si es “la flacura de la voz” o la sangre
o el gemido o la piedra o “la mansa luz”
entonces que el relámpago sea una angustia
recolmada de nervio, de vida férrea/
Las cruentas fauces de la Belleza
con toda su fiebre y su sulfuro y su amapola.
Tenemos que resguardar este fuego
ya que sus lenguas son lo único
que nos enaltece por sobre el fango existencial,
resguardarlo buenamente y nada más exhibirlo
cada vez que el mundo languidezca
                                                de frío y de hambre.

El barro triste que escribe
                   es una simple prostituta/
El Poeta es aquel vacío vital
                   que exhorta a escribir:
                              Substancia, tensión profunda.
                           
                                                      Ars gratia Artis
6:30 am



Desnacimiento


                                Palpable…
Los árboles cierran sus formas
en las orillas amargas del instante.
Me saben a fría ausencia
estos flancos humanos en los que hoy
no se rompe el reverso de la vida
ni esta noche de insondable entraña
que crece que repta desde mis bulbos
y cruje desasosiego en su gruta obscura.
Visión fugada… curva.
                 El más mínimo silencio trema
augurando las lanzas de luz del aguacero.
Me derrumbo en desesperación
hasta trocar rumor de ángeles y florestas
por mendigos quebrados y sollozantes/

Retumba un cierto batir de muerte y fuego…
como una campana a la altura de lo abscóndito.
Sombras huidizas y desgarradas
                   cimbran la lámina del agua
abrevan en el fondo del espíritu abúlico.
La inmensidad amniótica me engulle
                                            descoyuntura
el trazo extraño de las nubes sobre el último azul
me vapulea la argamasa triste con su vacío vital
y regurgitando –despojada- la criatura del origen
me hace volver a ti –oh canción-
volver con el delirium agónico de mis pájaros heridos
con todo el horrísono que sueltan
cuando sonámbulos implumes irreductibles
caen y caen y se estallan contra los ardores
                                          de tu alegretto furioso!


3:54 am







Su nombre es Luis Esteban Torres, nace el 20 de julio de 1986,-diríase en un constante rompimiento del florero de Llorente- vive en Copacabana, un pueblo cerca de Medellín, ya cansado de tanta industria y con cierta obsesión por la poesía idílica de “Siquiera se murieron los abuelos”. Hace tantas cosas y a la vez no hace nada ni quiere hacer nada, pues ya con sólo ser y sentir y soñar es mucho. Lo extrajeron del vacío y arrastrándome va hacia el vacío, escribiendo delirios que son intentos de poemas o que son un crimen al querer plasmar lo que por natura es fugaz.
Sin diplomas ni medallas ni palmaditas en la espalda, sólo con el rugir de las fábricas incrustado como una lepra iluminada; sólo con un par de amigos y mucha sed de misterio y obsesión, arde este infame como si fuera el sueño de otro en él o como si fuera la fuga de sí mismo: ¡Rútila Decadencia!... y así, hasta que pueda lograr lo sublime y lo iluminado: que es el SILENCIO.

miércoles, 29 de noviembre de 2017

La ciudad como imaginación de Antonio Acevedo Linares



La ciudad

La ciudad estremecida
bajo la lluvia
como tu cuerpo bajo mi mano
la dulce y violenta capital
de la poesía y el crimen
donde se dan los poetas
como las orquídeas
y te habita con sus dolorosas
o enternecidas calles bajo los árboles
la que miras desde tu ventana
bajo un cielo eléctricamente azul
y que llevas de la mano
del amor en donde reposan los
huesos del tiempo en los cementerios
bajo las hojas podridas del otoño.
La ciudad es lo que llevamos
por dentro en cada uno de nosotros.

La ciudad es el escenario y el imaginario por excelencia de la literatura moderna. Como es sabido, Walter Benjamín en su libro Poesía y Capitalismo, señala de como París se hace por primera vez tema de la poesía. Desde las Flores del mal de Charles Baudelaire, la ciudad se convierte en imaginario y escenario de la poesía, porque la ciudad es la representación de la civilización. Unamuno señalaba que es “la civilización en su estricto sentido, en el sentido de hacer a un pueblo civil, ciudadano, dotado de espíritu de ciudad”. Un poeta canta así la ciudad:
                         
                                      Antes que piedra y que madera y hierro
                                      la ciudad era espíritu.

La poesía lírica urbana es de raíz baudeleriana:
                            
                                       Sueño con una ciudad de tejas rojas
                                      donde una mujer sola como yo sueña.

cantaba otro poeta. La primera ciudad que cantan los poetas en la poesía moderna, es la ciudad marginal, subterránea donde el poeta se identifica con los alcohólicos, los ladrones, los anarquistas o las prostitutas, para luego cantar la ciudad deshumanizada, la de las multitudes, el miedo y el ruido. Es célebre el libro Poeta en Nueva York de Federico García Lorca, donde la ciudad es el hábitat natural del hombre moderno, que canta en medio de la bohemia, que no es otra cosa que una forma de vida intelectual de la ciudad moderna. Rolands Barthes señalaba que son los poetas los que en la tradición literaria, han dejado más datos necesarios para sus investigaciones que los geógrafos.1. La ciudad cantada por la poesía o narrada por la novela, es la ciudad que registra la vida cotidiana del hombre, sus sueños, sus muertes y sus desarraigos:

Al aire libre

Al aire libre esta ciudad del mundo
amanece con sus árboles llovidos       
y sus despiadados suicidas en la página roja
con sus tristes golondrinas del verano
que revolotean al sol y sus niños que duermen
a papel periódico a las puertas de los bancos
con su cielo abierto como mar y sus crímenes
pasionales en sombrías habitaciones.
Al aire libre esta ciudad del mundo
amanece con sus ascos, sus amores y sus vientos.
   
La poesía de la ciudad antigua donde se canta su fundación, sus héroes, sus murallas y sus maravillas no es la heredera de la poesía baudeleriana. Al poeta moderno le interesa más la ciudad íntima, clandestina, la ciudad de la vivencia urbana, narrar los episodios urbanos donde las imágenes son los amantes, los niños o los vagabundos.2. La ciudad que a veces se reconoce en los poetas; Alejandría y Cavafis. Lisboa y Pessoa, Borges y Buenos Aires, fue imaginada por la novela y la poesía como una construcción del lenguaje que la crea. La ciudad es una construcción de  la imaginación  en la tradición literaria. Una ficción del poeta o el novelista, pero no por eso es menos real, en comparación con  la ciudad que existe,  que a veces puede ser mucho más real que la ciudad que está en la calle, porque la ciudad que existe en los libros, es menos dura o violenta.

La ciudad es la infancia del poeta, porque en el lenguaje permanece la imagen o el imaginario de la ciudad. La ciudad de las cigarras para el poeta de comienzos del siglo XX, es la ciudad del smog, para el poeta de comienzos del siglo XXI. La sensibilidad es histórica, las ciudades cambian, se transforman pero permanecen en el lenguaje, como el poeta o el novelista las vivieron, las soñaron, las recrearon o las imaginaron. La ciudad como imaginación y escenario que se construye palabra a palabra como ladrillo sobre ladrillo.

El poeta y la ciudad

El poeta como
los buitres escarba
en la carroña
de las palabras.
Con bufanda al cuello
blue jeans y zapatos de gamuza
sale a aspirar la ciudad
por los poros
y a retratarla con la memoria
y llevarla en el corazón
como la herida de un viejo amor
o una cicatriz de arma blanca
y mira los árboles y las palomas
al vuelo de la tarde
que le recuerdan escribir
un poema bajo la lluvia
porque es un  solitario enamorado
hasta de la caída de las hojas
de los árboles
y un eterno sentimental
cuando ve los caballos
pastando en la hierba
y lleva como una flor
en el ojal la ternura
que trabaja a diario como
una caja de herramientas
de electricista
fuma a deshora
y entre la multitud
se adentra en el corazón de la ciudad.

La poesía urbana es como la imagen cinematográfica, donde la vida urbana se parece más a la vida real. Estanislao Zuleta señalaba en una entrevista sobre ciudad y literatura, como la ciudad es una forma de vida inevitable y cuenta que  cuando Hegel estuvo en París,  le escribía cartas a su esposa en la que se mostraba aterrado  por el sentido de impersonalidad que se genera en la ciudad por las multitudes, se sentía mal estar en medio de la gente que camina para todos lados y que él no sabe quién es y, cuenta además, de cómo Engels en un estudio sobre la clase obrera en Inglaterra, describe a Londres donde se siente aterrado de cómo puede estar junta tanta gente que no se conoce. En el mundo griego, señala Zuleta, la ciudad era una entidad ética. La ciudad era algo que pertenecía al individuo y el individuo pertenecía a la ciudad. Para el hombre moderno la ciudad no es una entidad ética, es un refugio, una situación, un hecho porque en la ciudad moderna nadie sabe quién es. Para los griegos la ciudad era una referencia de identidad. Vivimos en las ciudades pero no nos reconocemos en ellas, ni tenemos sentido de pertenencia. La ciudad significa una pérdida de la identidad, una disolución en la masa, en la circulación, en el anonimato de los apartamentos. En la ciudad uno pierde la identidad, se olvida de quien es, en síntesis, no es de allí.3. La novela y la poesía moderna narra el dolor de existir, pero también la maravilla de estar vivos en la ciudad. 

Notas

1. Citado por José Ángel Silleruelo. El poeta en la ciudad. Pág. web, 2003.
2. Ibíd.
3. Conversaciones con Estanislao Zuleta. Fundación Estanislao Zuleta .Cali, 1997. La ciudad del encuentro y la aventura. Entrevista, Medellín, 1982.



Antonio Acevedo Linares- Colombia

jueves, 12 de octubre de 2017

Algo inalcanzable, Poemas de Alejandra Ríos Ruiz

Foto: Azul Constanza - Alejandra Ríos Ruiz

Algo inalcanzable

Entrevisto, fosas de aire:
palabras escaldan su follaje, 
ojos brotan acalambrados,
Aroma, la mirada, escurre diáfano, enjaula, enquista 
ramas del humo que despierta verbo en la laguna, 
Insípido pestañeo.

Lo veo, me mira. Estupor 
difumina el brillo de un tiempo 
que arde consumado en los pies 
De arena, fuego, piedra superpuesta; 
lunares de cera que encierran su boca 
En la pradera, cuerpo extinto: suyo, mío. 
Somos paisaje.
Lo que es, suplica, lo que el llanto remueve al decaer 
Del ocaso guiña. Escupe hueco. 

Fingimos, vamos, venimos,
Vamos, venimos.
Arroyo de un silencio 
fluye sobre la sábana 
nítida de un cuello, cuello pálido. Mano atraviesa la espesura. 
Circunscribe un velo, un matiz, una cascada
De seda, albura etérea;  
saliva que se trenza en ventiscas de invierno. 
El roce, su voz aterciopelada se revuelca, suspiro blanco. 
Luces vanas responden al clamor, detiene 
espacio que sube, baja. Escucho la línea:
sentimiento extraño, goce del verso, lengua ilegible. 

Miramos, desciende, la elegancia del frío,
espina del eco desenvuelve, 
Regresa con un doblez en la cara,
Ojos enredan mi boca, saboreo caricias;
labios. Instante, pliegue sin carne, 
entiendo, me mira, lo entiendo, 
Atraviesa su beso mi mirada: su sabor, el recuerdo estira. 
Noche purpúrea, desnuda, eriza el deseo. 
Incorpóreo se hace cuerpo. 

Cauce inflama sobre escollos 
Amargura. Desvela noche,
incendia la delicia, fingimos, el 
alba menguante refresca 
pieles de vivos cuando sabemos: dentro de nosotros
fulgura el recuerdo impasible de un muerto que sonríe. 

Él, lugar prófugo que
habita mi desnudez.

Nos miramos, en silencio, 
nos miramos. Silencio


Cuerpo

Si los dos 
habitáramos este
mar 
que crece,
la orilla de un cuerpo,
 amanece,

Si supiéramos amar 
como lo hacen
lejanas tierras
donde la arena se hace lunar 
en la piel del silencio,

Si pudiéramos, 
aunque fuese por unos instantes
abrir el ojo de agua y
hallarnos en ese
cuerpo,
peinar siluetas con 
la lengua
tenue, evanescente,
que se oculta en 
el verbo del cielo,

Si fuésemos capaces, 
por unos instantes, 
volar sobre 
sueños inmarcesibles 
que se desdoblan 
como una seda 
dulce en la aspereza,
la realidad, 

Encontraríamos 
el alma humeante,
se asoma,
florece entre espejismos
la semilla de un eco,
en nosotros se
tapiza un canto 
que acaricia la boca;
nunca termina,
germina el follaje de
un lenguaje olvidado
que agotado nos toca. 

Si escucháramos
la afinidad de la mirada
esconderse en el cuerpo
–marea que habitamos–, 
encontraríamos 
en la espumosa 
dulzura
el hito:
lo que alguna vez fuimos. 

Somos esa voz que golpea,
redobla sobre el aire,
retiene
entrevista 
una luz silente
que se hace tan pequeña 
en las comisuras 
prófugas del arrebol 
apacible. 


Jardín
(Diez poemas)

I
Viento del aleteo
emprende vuelo sobre
cúspides sombrías.

II
El aliento se desenrolla
como lengua
por el terciopelo del ala rota,

III
Silencio, ruido que embrolla,
 hace despertar. 
Patrón de aire salpica en el tejido 
Errante: la piel sedosa. 

IV
Desliza etéreo reflejo,
hendidura del cuerpo;
bocas se entreabren esperando 
un sabor eterno. 

V
Áspero, delicado, flota espíritu 
sobre superficies ajenas,
se desdobla mariposa,
escupe su seda, 
mengua sobre almas de piedra.

VI
El sueñjardín aflora 
en pasajes trenzados,
ahí está, lejano, distante, 
precipitando quimera
Insaciable, el áureo 
eco de la brisa calca
verdor impalpable.

VII
Sobre tejados de ébano,
espejos truncados,
terrazas de espectros 
sombreados, 
empapa luceros un aleteo
inalcanzable.

VIII
En principio ahondamos 
profundo en el velo frío.
Ventanas fulguran 
brillo de cadáver. 
Pasajero silba un extraño,
eco de epitafio. Lo vemos pasar.
Se disuelve lento. 

IX
No sabríamos que al despertar,
encontraríamos el alma 
surcando el vello de un cielo
insondable. 

X
Ahí, entre el enrejado oxidado del viento
brota el jardín del verbo. 
        

¿Qué sabes de tu desaparición?

El aroma del violín,
habitaba el espacio 
envuelto en bruma.

Se consumía el último
perfume de medianoche, 
aún envolvía 
la piel enjuta.

Te encuentro,
te alejas en la pleamar 
arisca que despierta 
Humedecida, eco de luna. 
a, tuya. 

Un piano esculpe 
roces mudos, 
Deslices que embriagan, 
voz que murmura
entre desnudez 
y ardor. Fina línea.

Deambulas, te encuentro.
 Estás, muerte, 
neblina de mi cuerpo,
sutura marchita que 
desciende. 

Aromas insondables,
fragmentos de piel 
sobre el hálito exhausto,
medianoche. 

Es todo lo que sé. 



*Alejandra Ríos Ruiz: (Ciudad de México,1997). Con veinte años, Alejandra es una estudiante apasionada por el arte; pinta, toca el piano, escribe y dibuja tratando de fusionar el encanto de la palabra con imágenes abstractas que resaltan su visión poética de la realidad en que vive. La literatura, la filosofía y la música son disciplinas en las que se ha ido sumergiendo desde una edad temprana hasta el día de hoy, encontrando en profundidades misteriosas la belleza singular de un mundo que siempre ha estado ahí, pero oculto entre las redes de lo cotidiano. Encontró en el diseño sonoro un particular interés, mezclando sonidos que ella misma graba y convirtiéndolos en piezas que se complementan con aquello que escribe. En pocas palabras, musicaliza sus propios textos, esperando que algún día pueda hacer lo mismo para cuentos cortos dirigidos a niños. Actualmente cursa la licenciatura en Comunicación en la Universidad Iberoamericana Campus Ciudad de México.