sábado, 19 de diciembre de 2009

Estaba muerto

Estaba muerto,

con todo y con nada, me sentía igual.

Si; yo estaba muerto.


Un vacio infinito rastrillaba mi alma a sus adentros,

la nada roía mis huesos

los mascaba.


Mis carnes, pútridas, hediondas a nada,

sin carroñero que gustase de ellas.

Ahhhgg…

¡Tanto como la disfruto yo ahora!


Luego de que yo mismo fuese

quien las dejó podrir y las repudio.


¡Ahora las como y las saboreo!

las como y las saboreo.


¿y de mi esencia?

No hay comentarios:

Publicar un comentario