sábado, 19 de diciembre de 2009

Inspirada


Buscando inspiración

me encontré 200 pesos.

¡Maldito dinero representado por la abstracción total del número!

Me inspiraste repudio nauseabundo

y unas ganas incontenibles de llorar.

Te voy a gastar en un cigarrillo

para frenar este grito angustioso que me produces

y para contaminarme los pulmones

no para alimentar mi avaricia.

Una cuerda,

un veneno para ratas,

una gran cantidad de pastillas,

¡nada puedo comprar con 200 pesos!

hasta para matarme te necesito,

porquería.

Todo este mundo se desespera por abarcarte,

por acumularte,

yo sólo quisiera tener la voluntad de olvidarte,

pero cuando buscaba inspiración,

te reíste de mí y brillaste.

Por lo menos inspiraste,

estas inútiles palabras de rechazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario