sábado, 19 de diciembre de 2009

Resurrección


¿Qué contienen tus besos que me atrapan?

¡Tú, Cristo!
Que te resucitaste vanidoso por la humanidad,
sacrificaste tu vida en vano.

Yo, por el contrario,
me resucito en los labios de mi hechicera
sin más propósito que saborear
sus labios dulces y húmedos.

Tú, sueñas con otro, lo sé;
no importa, yo no gobierno tus sueños.
cuando muero, pienso que sueñas conmigo.

Igual sé
que vendrás desnuda a mi cama,
rozarás mi piel con tu tibia mano
y al primer parpadeo,
me rescatarás del letargo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario