sábado, 19 de diciembre de 2009

Sino


¿Cuando se detendrá esta máquina fabricante de miserias?

¿Qué soleado día las cucarachas heredaran el mundo?

¿Nostradamus?

¿A dónde va a parar este estercolero?

No se necesita ser vidente,

Para adivinar el destino de esta desgracia.

¿Y a qué le temes?

Si la única finalidad de la vida es la muerte,

es lo único tangible,

real.

Desgasta la camándula,

con el roce de tus dedos

sucios por el dinero

y purificados por la masturbación,

es inevitable.

Repite infinitamente un salmo,

no hay quien te escuche.

Dios es un mocoso

sentado en una letrina.

Acude a la cita.

Yo por mi parte,

me embriagaré,

copularé hasta saciarme,

tomaré la mayor cantidad de anestesia

para no sentir este zumbido.

Te invito a lo alto de esta montaña gris,

lleva vodka y una silla

y así, verás conmigo la destrucción,

creación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario