miércoles, 6 de enero de 2010

El Ajedrez Danzante


Una enorme puerta se alza en el horizonte,
bellamente adornada,
con piezas de ajedrez tallada.

Niebla furtiva,
su mirada cautiva.

Por la niebla de colorido ensueño
caminan las piezas,
por celeste sendero.

Paso a paso por el piso azulado,
marchan galantes,
las piezas de mármol,
aumentan y disminuyen,
al son de sus pasos.

Danzantes las piezas
en coro celebran,
mientras torturan su cabeza.

Giran y giran
en circulo aumentan,
giran y giran
en circulo merman.


Curiosa y dolorida
de su testa se queja,
el enorme salón resulta
ser su cabeza.

Danzantes las piezas
en coro celebran,
mientras torturan su cabeza.

Giran y giran
en circulo aumentan,
giran y giran
en circulo merman.

Su cabeza como elástico,
se expande y se contrae,
produciendo dolor insoportable.

Danzantes las piezas
en coro celebran,
mientras torturan su cabeza.

Giran y giran
en circulo aumentan,
giran y giran
en circulo merman.

El suplicio termina,
cuando sus ojos,
como locos relojes giran.

Tiempo benévolo,
la calma al corazón regresa.
Termina el desespero,
como suave viento de primavera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario