domingo, 14 de febrero de 2010

I

Yo no sé cómo es la ciudad

siempre he vivido en el campo

sé de los grillos, de las tuzas,

de la ardilla de mi árbol.

De aquella lechuza a la que cantamos,

que voltea presumida y con desdeño nos mira,

mientras mi hermano y yo reímos.

Hermanito, yo quiero conocer la ciudad, le digo

pero ni subiendo a la copa de mi árbol

podemos verla, dicen que está muy lejos.

Cuando sea grande quiero ir a la ciudad

mientras, haré una bolsa, la ataré a una vara

y atraparé las mariposas

que paran en los mastuersos.

Después, las dejaré ir

que sean libres

como yo lo quiero ser.

No hay comentarios:

Publicar un comentario