jueves, 25 de marzo de 2010

El Tipo Del Sombrero Rojo

Caminaba lentamente, aunque muy apresurado contando al mismo tiempo mis pasos. Quería llegar a aquel lugar y al mismo tiempo no deseaba hacerlo. Solo podía sentir miedo y alegría, emociones contradictorias, toda clase de sentimientos encontrados que implicaban una avenida de una sola vía con vehículos a punto de colapsar. Pero ¿Qué otra actitud podía tenerse?, mi mente se sentía contaminada, congestionada, lo deseaba y al mismo tiempo lo rechazaba, pero sabia que era inevitable. Pronto me encontraría con el, ¿Cómo reconocerlo? ¿Llevaría sombrero? ¿Seria educado? ¿Qué le diría? No sabía nada, nunca lo había sabido, mi vida solo estaba llena de enormes huecos y túneles que se multiplicaban a medida que los recorría sin llegar a ninguna salida. Mientras tanto solo podía seguir recorriendo aquellas solitarias calles, algunos al verme desorientado se paraban y me preguntaban hacia donde me dirigía, yo les decía que ni siquiera yo mismo lo sabía, mencionaba el nombre de aquel a quien buscaba, ellos me miraban con gesto negativo y seguían su camino. ¿Y acaso quien de esos entes oscuros y caminantes podría ayudarme? Todos al final parecían perdidos en medio de la soledad de las calles, se convertían en anuncios, ventanas, locales, elementos más del entorno.

Seguí tranquilamente mirando hacia ambos lados buscando rastros de aquel extraño sujeto, pero solo veía como se levantaban los enigmáticos edificios que parecían llevar a habitaciones vacías, por que ¿Quién habitaría en aquel horrible lugar?, solo un masoquista y un ser que le hubiera perdido amor a la vida. Por que ¿Quién seria capaz de levantarse todos los días y observar por la ventana los mismos tonos grises y amargados, carentes de cualquier sueño o color? Pero extrañamente el habitaba en este lugar, de alguna forma siempre supe que algún día tenia que encontrarme con el pero la calidez, la felicidad y los constantes problemas de mi vida diaria me impedían acordarme de su existencia. Pero ya no podía ignorarlo más, debía encontrarlo, no había más remedio, mi ser me lo pedía o sino la estulticia entraría en feroz estampida, destruyendo todo rastro de cordura. Había llegado al fin a aquella amplia plaza donde algunas palomas de mirada siniestra recogían maíz, en algunas bancas algunos enamorados se besaban apasionadamente siendo conscientes de que tal vez era el ultimo adiós, el amor era un sentimiento humano y ya no podía quedar lugar para el en aquel horrible sitio.

¿Cómo reconocerlo? Si ni siquiera sabia nada de su aspecto, desesperado tocaba a cada persona que pasaba con el dedo buscándolo, pero todos me miraban asustados o en su defecto fingían no haberme escuchado. Estaba desesperado, pues no quería seguir allí ni un minuto más. Me senté en una banca e intente calmarme y fue entonces cuando lo vi, tenia puesto un sombrero rojo que contrastaba con el ambiente opaco y los matices grises y oscuros que se veían en las calles y en la plaza. El sujeto le tiraba maíz a aquellas extrañas palomas, no podía distinguir su cara pues parecía concentrado en la lectura de una especie de periódico. ¿Qué le diría? No quería interrumpirlo, se veía demasiado concentrado en aquel impreso, además seguro aun no se había percatado de mi presencia. Sin embargo me sorprendí, pues el sujeto me hablo y pude distinguir sus crudos labios que me dirigieron las siguientes palabras: “sígame”. La educación no era definitivamente uno de sus fuertes, sin duda su forma lacónica de trasmitir los mensajes se debía a un ansia de universalidad y de aplicación a toda la humanidad, sus palabras tenían que ser comprendidas por todo el mundo, así fuera en otro idioma, he ahí lo difícil y lo concreto de sus vocablos.

El sujeto del sombrero rojo se había parado y había detenido su lectura y se dirigía a una especie de callejón oscuro y estrecho que quedaba al fondo de la plaza, consciente de no poder hacer nada más decidí seguirlo, su caminar era lento y muy cuidadoso, seguía siempre el mismo ritmo como si sus pasos fueran totalmente calculados. Aquel ente era el símbolo de uno de los ordenes mas fuertes del universo, nunca había una falla en su proceder, su actividad superaba a la mas avanzada de las maquinas tecnológicas, no había pues pie al error. Caminamos hasta el fondo del callejón donde había una puerta, el la abrió con una llave y me invito a proseguir con una ligera sonrisa, era el momento que el mas disfrutaba. No pude evitar que una lágrima se derramara por mis mejillas y con paso firme atravesé el portal, la puerta se cerró y la oscuridad me envolvió.

Fueron solo 5 segundos antes de que el apretara el gatillo, Camilo Rodríguez callo al suelo, pues el disparo en su cabeza había sido fulminante. El hombre que apuntaba con el arma grito:

- ¡tráiganme su billetera!

Se la llevaron, el pareció mirarla muy defraudado

- ¡Este hijo de puta solo tenia 5 lucas!- dijo con furia- ¡abramanos antes que caiga la tomba!

El cadáver de Camilo Rodríguez quedo en el asfalto, sus ojos permanecían blancos como mirando la oscuridad.

martes, 23 de marzo de 2010

Abro ojos dentro Rio



Abrir los ojos dentro de él

Rio

salir a respirar mil y una vez más, tu fuerza me arrastra, alzo la cabeza

veo gotas de Agua que saltan sobre tu superficie como hadas bailando,

despidiéndose de mí ¡Guamoro! Me dicen con vos suave…



¡Aivitrí! Les respondo

Piedra la adolescente me detiene, la acaricio, siento la vida que hay en ella,

quisiera saber los sonidos con que la nombraron

los que vivieron en estas tierras, aguas, piedras…



¿Aivitrí le pregunto?

¿Quién eres? ¿Cómo te llamas?

Soy Carne bajando por los hermanos ríos picada en pedacitos

por las cuchillas que también dejan sin vida ni cuerpo a Árbol

experimento así tu dolor de Ser verde,

soy la semilla que no se siembra, soy la raíz que se pudre

dentro de la tierra y con agua…



¡Fuerza! Te golpeo Piedra, te remuevo Agua,

¿Aivitrí? Te pregunto, QuehayVotru me respondes

¿Para qué más palabras? Con estas conversamos

Con su piel roja Juventud recuerda que Piedra y Planta hablan



¡Pavón! Te golpeo Piedra, te remuevo Agua,

Con su color oscuro como la tierra fértil me habla África

dice que también es Una tierra de terrícolas y no de minorías

Piedra me dice que no la golpee, Rio me muestra como suena

cuando lleva piedras, pavón no te llamas ¡Música! Mágica causa…



¿Aivitrí?

Soy Tierra pisada por Vaca, soy Granadilla saboreada y digerida

Sinteticemos, si Planta toma Luz de una estrella

y se hace eterna ¿Nosotros como sintetizamos?

Somos todas las vacas de un mundo con miles de millones de Hambrientos

algunos no nos comen por armonía con Vida, otros me usan

generan Poder, Muerte, Hambre y Tierra pisoteada

con todos los gramos de mi carne piso con cuatro patas y te aplano Pacha…



Soy pedazo de Estrella, Sol, donde el futuro con su cabello dorado

saborea a Tierra con su perro al lado, haciendo Hacienda:

¿Qué soy? Soy la planta arrancada por la desmotivación que genera

la poca cantidad de papeles pintados que se truquearán por mi fruto.

Aprendiendo, compartiendo y conversando buscamos las esferas del dragón



¡La fruta de la discordia!



En Concordia sabe a tí Tierra Café, tu oscuridad brilla,

tu redondez me seduce

Rio

fuera con tus gotas bajando todavía por mis testículos

y piernas siento el calor de la Madre Antigua con mis pies

y por todo el cuerpo, te tomo Papiro y te rayo

de Negro como mis ideas, después, Viviendo

te sigo dibujando de Roja Sangre…



Buscando las esferas del dragón veo el reflejo del habitante del paramo

en la redondez que acompaña las noches, Luna sonriente,

creciente desde la noche mil a la mil una, magia en tu oscuridad

¿QuehayVotru? Soy Mierda de Vaca donde vive otro universo,

llego Namekusei y todos le dicen Urrao

¡Vamos pa Urrao!



Soy fuerza con León, Oscuridad con Tierra y Noche mágico efecto

después de mil noches y mirando cómo crece su luz en Luna

me voy hasta oriente donde nace la estrella de la vida

le pido una noche más…



Michurrao se come a Maíz, le canto, Rio

con el cuerpo rodando entre latas y vidrios me mareo

Te vomito Papiro, te rayo y te dibujo goteras y me cuentas tus secretos salvajes

¿QuehayVotru? Soy Sebastián y no entiendo cuando me dicen Santiago

y soy Santiago, Endrina, Pacharán, Pachamama

Tierra dame una noche más que mañana el mundo voy a salvar…



Amos de Silencio, esclavos de Palabra ¡escuchemos!

Veamos la belleza invisible, atendamos sus secretos,

el olor de tus perfumes nos muestra las palabras mágicas

esta conversación es canción por la fuerza de Palabra y la magia de Música:

Saco un papelillo me preparo… Ama a Tierra… ¡Naciste!

vámora pal monte, me gusta más…



Sol Vida, semilla de semilleros redondos, azul blanco y verde

semillas de Semilla nos hacemos dolor y sufrimiento,

Planta intenta que nuestro corazón lata en armonía con ella

Sexo creador de Vida mueve sus pies y baila Alegría

con mis dedos desde el suelo peldaño a peldaño subimos la escalera, atrás polvo

adelante la fruta de la discordia:

Oscuridad te ve Carne, te llama veneno, planea encerrar con púas

a Tierra hecha de Vida verde, Oscuro tienta a la Niña

los sabores se visten de colores y perfuman los oídos

¡Pacharán!



Salud Al Veiro es placentero el elixir de la vida,

te bebo al lado Ser verde que te hizo carne y sangre,

salud a Roble muerto que te guardó liquido, te escucho

Dendrina te llamo y mi lengua te hace sabor y sonido

con papilas en dientes te nombro, con habla en tu lluvia te siento…



En el paramo abre su ojo el hombre que los alemanes dicen que es mujer

¿QuehayVotru? Pregunto

tres madres en un coro me responden:

Diosa te salven…

Llena eres de gracia…

Entre todas las mujeres…

Es el fruto de tu vientre…



Sorteando dificultades y sanando tristezas nado en contra de la corriente

busco frutas y la flor Margarita me señala con su índice una sola,

cuéntame tus secretos fruta prohibida, por los caminos del café que llaman país

pasa con su fama Desarrollo y no florece Paz

por mi boca habla la Madre más antigua y reclama que la sientan

escuchen, huelan, saboreen y miren.






viernes, 19 de marzo de 2010

La Carta

Sueño contigo

aunque miles

digan que inútil es

hace días que dejé

de esperarte

salí a buscarte

y me decían loco

perfectamente Salvaje, para nada tonto,


Te busco

hoy quizás más loco

perfectamente salvaje

para nada tonto

te busco,


En este minuto

en este segundo

y en esta palabra

te busco, por que

el aire señales me da

y cerca muy cerca

con-olor a tierra

ya te estoy sintiendo


Ayer creía que muerta estabas

pero recibí tu carta

sin remitente

sin letras sin tinta

sin papel


Tu carta que era

un estomago que gritaba

una mirada que agonizaba

un corazón que se apagaba

tu carta que era

el niño y el frío

me dijo tantas cosas

que solo en el recuerdo quedaron tres

palabras

Amor, lucha y libertad


martes, 16 de marzo de 2010

sábado, 13 de marzo de 2010

CARTA ABIERTA A LA COMUNIDAD ACADÉMICA FUNLAM

Hace 11 años ingresé como profesor en esta institución. A finales del 2009 fui galardonado como mejor docente en el cumpleaños número 25 de la misma. Tengo mucho que agradecer a las personas que la conforman y que han pasado por sus instalaciones. Ante todo, el respeto que me han brindado y la tolerancia hacia un ser que quizá sea anarquista, díscolo e irresponsable.

Siempre he pensado que todo está para hablarse, para plantearse en el tercer mundo del diálogo. Que aunque hagamos parte de una institución privada donde existen las jerarquías, debemos tener un trato horizontal, debemos tener la capacidad de no imponer nuestras miradas ni nuestros objetivos sin antes conocer lo que se ha venido desarrollando a la lo largo de nuestra vida académica.

No estamos en una empresa, sino en una institución educativa que debe propender, como dice su misión, por el ser humano y su formación a todos los niveles. A veces nos quedamos cortos.

He procurado por la sana convivencia, a pesar de que uno no es confite para todos como decía mi abuela. Me gusta querer a las personas, no necesariamente que me quieran. Aunque un hombre vacío de amor es precisamente un hombre bien dotado para la guerra, para el asesinato, para el suicidio. Se puede convertir en un sociópata como el presidente.

No respeto a los hombres que muestran su condición de amo. Bastaría con poseerla. Es por esto que decidí no venir a la Funlam el viernes 12 de 2010. Mucha parafernalia para un tipo bajito que es esclavo de su propia tiranía. Que con sus trucos de lenguaje maniqueísta nos quiere engañar tanto como se engaña a sí mismo. Decidí, entonces, hacer lo que me vino en gana. Y quizá no se me comprenda, aunque considero esta, una desobediencia legítima.

¿Cómo entrar tranquilo a mi casa cuando la policía me espera para tratarme como un criminal? ¿Cómo un terrorista? ¿Cómo un mata presidentes? Las luchas son con las ideas, no con las personas. ¿No deberíamos acaso asumir el cuerpo del otro sino para el goce? ¿Hasta cuándo necesitaremos la violencia para reconocernos?

Muchas cosas me interesan. Entre lo que me interesa está la justicia, la libertad, el amor. Y quizá he cometido abusos de lenguaje. No me arrepiento. No me siento culpable. No soy cristiano. Sólo soy un hombre. Y los hombres solemos equivocarnos, hace parte de nuestra naturaleza incompleta y finita. Es nuestro proceso. Debemos corregir.

Siempre he creído en los hombres que dirigen su propia vida, sobretodo porque el camino es uno mismo. Hombres con autonomía, con una libertad responsable, con un espíritu crítico e investigativo. En ocasiones lo que falta es lo que sobra. Por eso decidí no ofrecer las clases del viernes pasado, que igual serán repuestas.

Pienso que sería bueno llevarme los estudiantes a un parque o a un museo o a una conferencia en lugar de tenerlos atados en el mismo salón con mis palabras insulsas y desproporcionadas. Necesitan otras miradas, deben ampliar su mundo. Por eso insisto en la lectura, la escritura y la conversación. Metodología esta que he venido desarrollando desde hace 16 años cuando di mi primera clase. Incluso antes, cuando encontré el mundo maravilloso de los libros en la biblioteca de mi tío Álvaro, ya muerto.

Además de esto, practico la hermenéutica como el arte de saber escuchar. Y escucho a mis estudiantes y pienso que muchas veces la teoría no es suficiente, sobre todo si no ha nacido de la práctica. Abstracciones metafísicas que rompen todo vínculo con la realidad, con la vida cotidiana. Es así que reconozco en ellos, bueno está bien, y en ellas, la posibilidad de una voluntad de crear entorpecida por nuestras imposiciones. Espero se me escuche.

Por eso les insisto en que hay que estudiar, mucho, porque es la única manera de no repetir. No me gusta que me repitan los textos. En cambio, que se apropien de ellos, que los dejen ingresar en su lenguaje para que su mundo crezca y no sean sólo sisas parce a lo bien y que tal. Porque como nos lo dijo Wittgenstein: Los límites de nuestro mundo son los límites de nuestro lenguaje.

Ya es hora, están en edad de reconocerse como posibles en la encrucijada de la existencia. Es necesario. Y termino con una última sentencia de mi puño: Para hacer algo conveniente es conveniente hacer algo.

¡Sabiduría y creación para todos!

Víctor Raúl Jaramillo
Doctor en Filosofía
Docente titular FUNLAM

http://nexusuniversalis.blogspot.com

QUERIDO FANTASMA


Desde el primer poema me enamoraste,

"Entresuelo" provocó suspiros.

Cuando incado esperabas una caricia deseé aparecer a tu lado,

experimenté el gozo y sufrimiento plasmado en tus letras.


Después... supe la verdad sobre tu vida,

que ya no es. Te volviste añicos,

un millón de hormigas cargaron tu cuerpo,

quise subir a la luna a llorar tu ausencia,

pero... ya escurría de llanto;

Porque pasaste la vida enamorando mujeres

y ahora, lo haces desde tu lecho de muerte,

pues, dejaste tu instrumento de seducción,

el que ahora guardo bajo mi almohada.


De ahí saliste, de entre las páginas,

convertido en fantasma,

te entrometiste en mi vida,

apareciste en mis sueños,

me sigues a todas partes.


me enfadé contigo,

intenté remedios, plactiqué exorcismos

para sacarte de mi mente,

planeé tu muerte

y a punto de matarte con el filo del olvido,

miré tus ojos asustados, después tiernos,

me arrepentí, te amé más.


Para que me enamoraste si estabas muerto,

ven querido fantasma, duerme a mis pies

y al amanecer te vas.

Callado, de puntillas, sin que sienta tu partida

para no correr a detenerte.


Vete querido fantasma,

regresa a ser letra, vuelve a ser poesía.

Después vete a donde todos los muertos,

a disfrutar tu descanso.

Vete querido fantasma y no vuelvas jamás.



Dedicada al poeta Jaime Sabines