sábado, 13 de marzo de 2010

QUERIDO FANTASMA


Desde el primer poema me enamoraste,

"Entresuelo" provocó suspiros.

Cuando incado esperabas una caricia deseé aparecer a tu lado,

experimenté el gozo y sufrimiento plasmado en tus letras.


Después... supe la verdad sobre tu vida,

que ya no es. Te volviste añicos,

un millón de hormigas cargaron tu cuerpo,

quise subir a la luna a llorar tu ausencia,

pero... ya escurría de llanto;

Porque pasaste la vida enamorando mujeres

y ahora, lo haces desde tu lecho de muerte,

pues, dejaste tu instrumento de seducción,

el que ahora guardo bajo mi almohada.


De ahí saliste, de entre las páginas,

convertido en fantasma,

te entrometiste en mi vida,

apareciste en mis sueños,

me sigues a todas partes.


me enfadé contigo,

intenté remedios, plactiqué exorcismos

para sacarte de mi mente,

planeé tu muerte

y a punto de matarte con el filo del olvido,

miré tus ojos asustados, después tiernos,

me arrepentí, te amé más.


Para que me enamoraste si estabas muerto,

ven querido fantasma, duerme a mis pies

y al amanecer te vas.

Callado, de puntillas, sin que sienta tu partida

para no correr a detenerte.


Vete querido fantasma,

regresa a ser letra, vuelve a ser poesía.

Después vete a donde todos los muertos,

a disfrutar tu descanso.

Vete querido fantasma y no vuelvas jamás.



Dedicada al poeta Jaime Sabines


No hay comentarios:

Publicar un comentario