lunes, 10 de mayo de 2010

[Un jaque... ]


Un jaque

del que no salgo

desde hace días,

muchísimos días.


Un árbol

de un lado a otro

empujado por vientos

tan antiguos como el mundo.


Una voz

que no se decide

a expresar

su sonido único,

el desazón de tantos.


Tantos ciclos de melancolía

y la no lluvia no se agota

o tanto de eso otro

y la furia no se apaga.


¿Dónde se encuentra la extinción

de toda vida,

de todo instinto,

de todo impulso?


¿Acaso la nada

es asible con palabras,

el descanso

con pasiones?


¿Habrá actividad

que no deje huella?


En fuga de todo

Un espíritu busca

su disolución,

pero sabe que la nada

no es un lugar,

y que hasta los dioses

la envidian.



No hay comentarios:

Publicar un comentario