martes, 1 de junio de 2010

Diálogo con la huesuda



En lo profundo del viejo lago
Esperas expectante,
Silente...


Deseas sumergir al amante invitado
Iniciar la danza fúnebre,
Con paso valiente y seguro,
Deshilar tus huesos,
Al compas del tambor palpitante.


Pregunta ¿QUE QUIERES REALMENTE?
La danza avanza,
Avanza la huesuda
Con su melancólico canto.


Deseas huir a tierras prometidas,
A paraísos ilusorios,
Pero la huesuda espera,
Pacientemente...
La danza avanza vehemente.
La luz sucumbe ante la oscura bruma.


Sumérgete en el centro del abismo,
En el circulo de huesos,
¡Entonad el cantico a los huesos!
¡Entonad el cantico del alma!


La danza avanza,
Entre palpitaciones y lágrimas,
La huesuda inhala profundamente,
El aire frio de la nada.


Sus pulmones se hinchan de recuerdos,
Su lengua saborea la amargura del ayer,
Y sus ojo reflejan el brillo del mañana.


La danza finaliza,
entre los aromas pútridos,
del muerto aliento de sus huesos,
Exhala la huesuda su último aliento,
Para luego inhalar el aire fresco del amanecer.


No hay comentarios:

Publicar un comentario