sábado, 26 de junio de 2010

La sala de los ecos



…Es la sala de los ecos,

góticamente abovedada,

con sus suelos trasmutados

en etéreas cascadas.


Como si no sostuvieran

sus techos irrecordables,

con sus muros atardecidos

y sus lánguidos pilares.


Encima de sus cúpulas

nunca, algo humano ha sido

ni sus tronos ni sus leyes,

sus miserias y castigos.


El sonido se disloca

las palabras se disuelven

y sus mentiras no llegan

a estas alturas celestes.


El templo de informes voces

con sus fauces descarnadas

y sus ojos de espanto reta,

sentidos, materia y nada.


Logra guardar sus silencios

por el miedo de lo vivo

pues al que logra violarla

lo persiguen sus latidos.

Como una magra conciencia

como el deseo del veneno,

las cicatrices del tiempo

un cadáver en el lecho.


Que busca sus espaldas

y le besa detrás de la cabeza.

Cada culpa y cada miedo

cada odio, cada recuerdo.

Le acarician con dedos

de fantasma la cordura

hilando escalofríos

tejen hábilmente la locura.


Nadie abandona la sala de los ecos

Nadie sin decidirse a morir primero.




2 comentarios:

  1. leé EL CONDENADO A MUERTE de STIG DAGERMAN, es un sueco... me gusta el ritmo del poema, quizas la locura sea esa muerte, pero ¿quién podría habitarla?

    ResponderEliminar
  2. La sala de los ecos es un espejo que refleja insipiente el deseo del muerto, muy vacano el poema

    ResponderEliminar