sábado, 9 de octubre de 2010

Sonata a dos voces, responsorial

Un desencuentro es un reflejo infiel,
es decir,
un lobo que en una noche triste espera al sol para aullarle.

Un desencuentro es una situación de dolor jerarquizado,
es decir,
uno muere y otro lo observa.

Un desencuentro es una creación por azar incompleta,
es decir,
una galería llena de lienzos pintados hasta la mitad.

Un desencuentro es un choque de voluntades asimétricas,
es decir,
una obra para dos adaptada a soliloquio.

Un desencuentro es un ser que observa el reverso de otro,
es decir,
que me siento buscando tus ojos mientras miras a otra parte.

2 comentarios:

  1. Sigamos mostrando lo que mandan los compañeros innombrables, lo que ha salido en las revistas y lo que llega cada día al correo, es muy agradable leerlos, leernos...

    Felipe Tuk

    ResponderEliminar