viernes, 13 de mayo de 2011

UNA TRAMA QUE TE NOMBRA

a manera de prólogo

Nada se entiende, porque esto no es para entender, sólo para cantar. Para seguir el ritmo quebrado e inoperante de la bestia que calcula y disfruta. La claridad de lo que se asoma al otro lado de nuestro cuerpo, es una claridad que debe ser transformada, embarruntada en el adjetivo preciso, en el verbo cabalgante de los fantasmas. Dentro de mí se libera la primera batalla, la única, la imponderable. Dentro de mí las catapultas se aquilatan y lanzan bolas de fuego a las mentes cansadas que han sido usurpadas por la literalidad de las cosas; por la realidad aclamada que los rebaños estrujan en sus bolsillos. La dinamita de mis palabras es más fuerte que doce mil guerras mundiales; más apetitosa que la jauría de las mujeres desnudas que asombran a los adolescentes. Vengan, apártense de la ya gastada canción y entonemos el himno de la fuerza, de la paciencia, de la creación. Construyamos la vertiente de los dominios del solitario, creemos nuevos dioses y habitemos la fragua y el ágora y la sinagoga que los sueños dejan en las manos de la noche. Anímense a brotar del llanto a que nos obliga la carroña putrefacta del poder, rompamos la bizantina lucha de los contrarios y pluralicemos el mundo. Los límites ya no son una manifestación de lo imposible. Los umbrales se multiplican y vivimos en ellos como si dijéramos: casa, hueco, piedra. Síganse hasta el cansancio y allí donde duele el mundo emprendan más guerras conciliadoras en sus adentros. No abandonen el camino que no es camino, sino hacedura constante, azar, vaticinio. Comulguen con el poema, brinden con la música, atesoren el baile y distribuyan el gesto. Escriban en sus noches agotadas, caminen y enciendan la virulencia con las prédicas que los sujetan. Atemoricen al bastardo, al inmisericorde, al líder que roba debajo de la mesa la comida de los perros. El mundo nos aniquila, pero nosotros somos más grandes.

Víctor Raúl Jaramillo

http://nexusuniversalis.blogspot.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario