sábado, 18 de junio de 2011

Cripta

Visiones de la tristeza vienen a mi mente
Y el tesoro del hechicero
Aúlla la soledad atrapado bajo la tierra,
Todo esta pintado de silencio
Por lo palacios de la amargura,
Por los asfixiantes muros de la carne,
De la vida, soy un eco que se quiebra
Entre la lluvia y la niebla.
¿Abrirse como la tierra?
¿Fornicar con las estrellas?
¡Seré el vacío!
Mi débil materia se desarma
Y el pasado es uno con el polvo de los tiempos,
De todos los tiempos.
Animas, lamentos,
Panteones arrebatan mi mirada
Y entonces una celda,
¿Quien yace? quien calla,
Quien dejó de pronunciar todas las palabras.
Un pecho vacío,
La oquedad llega
Y abre su boca hasta siempre
En un solo suspiro de agonía,
Un solo desvanecerse,
Ser lo inaudible perpetuándose
Junto a la humedad, al frío, a las piedras
Pues aun las tumbas pasan
En el viaje hacia la nada,
En este llanto silencioso
Que solo atestiguan los gusanos
Los suelos y los fantasmas...
Aún mi mente no se disipa en los planetas
¿Cual es la forma impostergable de la muerte?

No hay comentarios:

Publicar un comentario