martes, 10 de julio de 2012

Fantasmas de Azul




Fantasmas de mis pasos
que hoy acompañan
mi mesa, el manto 
de mi profana memoria.

Vengo a enmendar 
las cortaduras de mi piel
a cicatrizar la herida 
de ese mantel. 

Fantasma que amas, 
en secreto te escondes 
a través de tu piel de hielo
helando sin compasión,

con tu deseo burdo y tosco
de husmear en mi recuerdo. 
Fantasma que amas 
en recelo encarnado

con las púas de 
tu corazón errado
a tu futuro tardío
de velas y espejismos. 

Fantasmas de las 
cuatro esquinas
que me siguen 
marchando en melodía,

espanten la felicidad 
de esta habitación 
tan roja y negra,
que las cortinas grises

manchen el suelo
en blanco puro.
Fantasmas 
de las siete casas

ensordezcan el ruido 
para no oír más 
sus llantos
sin sentido. 

Fantasma que amas 
en velo mis pies dormidos,
camina helando
junto a mi las huellas,

trasluce con tu manto 
de incertidumbre
mi nívea piel,
besa con tu saliva amarga

mis labios carmesí.
Fantasma que amas
a desdicha mis manos,
enfríame las arrugas 

de mis dedos.
Fantasma que caminas
en mi cuarto,
cuida estos harapos

que cubren 
mi piel ensangrentada,
viste de cascabel
azul, mis mejillas. 

Fantasma que adornas
mi cuerpo, con tu capa traslúcida,
téjeme en mi piel
escarlata

la caricia de ese 
vestido azul.
Fantasma, teje 
azul mi alusión.


‘Verónica Rodríguez’



No hay comentarios:

Publicar un comentario