domingo, 16 de junio de 2013

Signo de Voor


Vemos sus imágenes en sueños,
ellos aparecen cuando nos parecemos a los muertos.
¡Somos nigromantes!:
Una parte oculta de los hombres que logra recordarlos.
Y aunque los nombres de los dioses se les pierden
sus imágenes reviven en pequeñas obras mortales
rebajadas a la vanidad de los "pasajeros".
Así viven los antiguos y los primordiales
sin que podamos recordarlos entre la bruma del instinto,
los dogmas, la mentira
la confusión, el tiempo.
Solo el mas radiante de los dioses
podría guiarnos y sobrevivir el paso de los evos.

Nosotros te revivimos dios astado,
nosotros te invocamos,
en todas nuestras obras de arte
y en nuestros heréticos cantos,
no importa la raza de mis pares
por que el orbe entero cubrían tus magos.

Cerrando círculos, grabando runas, meditando
a veces con danza y vino te adoraron.
Desde  las pirámides ardientes,
hasta castillos congelados,
pero sobre todo en los bosques,
todos eran tus palacios...
Te  haz vestido de toro, de carnero dorado,
te has vestido de fauno virilmente coronado
y cuando tu signo imitan mis manos
son los dioses antiguos los que llamo
¡regresame al origen! ¡ príncipe de todos los paganos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario