miércoles, 30 de octubre de 2013

Aria del Chícharo


Chicharitos malformados, sugerentes, directivos;
cereales inactivos, indecentes trastornados;

chicharitos calcinados, imprudentes, despreciables:
trasteantes e inclementes; Chicharitos primordiales.

Chicharitos vehementes, taciturnos diferentes;
chicharitos indecentes aplastados por las calles.

Chicharitos sensoriales, devorados por los peces…
Chicharitos como nueces, cascarudos rompen dientes.

Quemados por inclemencias, Chicharitos bien tostados;
por los rincones del mundo, Chicharitos apestados.

Chicharitos oprimidos, por cochambre sepultados;
chicharitos indolentes, viven vidas sin resabios.

En las cloacas y retretes de los campus cultivados:
chicharitos sensitivos por las fiebres infectados.

En los valles de las mieses Chicharitos acampando,
en la mañana siguiente despiertan decapitados.

Chicharitos bien podridos, socarrones, desmembrados:
motosierras bien filosas los escurren endiablados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario