domingo, 29 de mayo de 2016

Primera Estiba (Por Mary Carmen Castillo)

Primera Estiba

Jalalpa
o
La reproducción de la desesperanza




No puedo contemplar más tu pobreza
la delgada línea en que te rompes
tu vida es ese cuerpo calcinado
por una chispa mortífera
todo es así
trabajar y odiar   bailar y esconderme.


••
Desde lo alto
                   alto
                        alto
de tu vida en obra negra
                                   contemplas
la podredumbre que te espera
el futuro que ya te está esperando.


•••
Me convertí
en un incendio forestal
de esos que –dicen-fueron provocados…
Tal vez sí arrojé algunos //miles//
de cigarros encendidos
quizá dejé algunas //todas// mis fogatas
de mi niñez en Meztitla
ardiendo
y es posible, sí, que ande siempre enamorada.


••••
Mi hermana                eres un ser acuático
para ti el agua corre violenta con la lluvia
inunda tu casa y se lleva arrastrando a tu hijo
corre sobre la piedra grasienta enjabonada
corre fustigada por la sanguaza de tus manos llagadas
corre por entre las cañadas     maloliente amenazante
lleva en andas un cuerpo //mi hermana//
un cuerpo de mujer  //podrido// como el tuyo.


•••••
La espalda recta
jovencísima varilla carne y metal
también tu cuerpo quedará en obra negra
lo que hay es aún nuevo
en veinte años será lo mismo
                                               pero sucio viejo y manchado.


•••••
Yo junto a ti he sido
ésta
inútil
nadie puede contra el concreto que hacina.
No yo  //  por cierto.


•••••
••
Cuerpos grises cubiertos de pintura descascarada
inmensa ballena inorgánica varada
Nao des follies con su cargamento de insania
y fiestas de XV años y podredumbre.


•••••
•••
Trepa la empinada escalera
de la miseria que no da cuenta de sí
hasta tu puerta
franqueada por una veranda de caballitos de mar
chambelanes concretos de tu presentación en sociedad
y mira desde lo alto tu reino marginal
princesa.


•••••
••••
Mis hermanas amanecen sus pasos
marchando sobre las aguas negras
ellas//  no se saben hermanadas a mí
            sus perfumes son puntas que miran con sus filos hacia afuera
            los míos por el contrario me envuelven protectores
pero a todas nos defienden
del hedor del agua agusanada.


•••••
•••••
Tiene que estar roto
es así
no puede ser de otro modo
su lenguaje                  sonido sibilante
                                      rampante
                        vocalizado
            pequeños cantores de barrio
dicen
sus palabras rotas o huecas o quebradas
o pulidas o tuneadas o lascivas o
atascadas o ensangrentadas o con risas
            pero rotas  //  eso se sabe.


•••••
•••••
El Amor conoce estas calles
no es delicado ni bello
sino duro seco descalzo y sin casa
vive en la indigencia y tiene el cuerpo
cubierto de costras que se arranca
y se mete distraído en la boca
para masticarlas
mientras elige a sus presas
de entre los cuerpos excitados que bailan
                                                      en las fiestas.



•••••
•••••
••
Y el viento allá es bronco y de montaña
y el cielo es como los demás cielos
y el cielo se hace azul como otros cielos
y pareciera                                                             que podría
                           por un momento de lirio
ser la contraparte de una tierra negra y pura.


•••••
•••••
•••
El viento acá es una ríada intangible
de un aliento poderoso
es cascada invisible y una mano inmensa
que limpia y engaña la memoria.



•••••
•••••
••••
En esta sima tan alta
todo se empodera
si llueve el agua se vuelve caudal
     ríada   furia   vendaval líquido que arrasa
            ¡quítate    quítate!
si no llueve el agua se vuelve
     miasma que respiras   heces invisibles
            pulmones clausurados
si cae la neblina el agua se vuelve gasa
    incorpórea de hielo que te envuelve
y si te enamoras el agua se torna en diamante
            orgánico    diminuto
jacaranda en flor   desflorada   satisfecha   alarmada
     ahíta   preñada.


•••••    •••••
•••••   
Nunca vi un diente de león en la Sima
sólo//     unas rositas diminutas
aferradas a la piedra blanqueada por el sol
lejos del pavimento.


•••••    •••••
•••••    •
El corazón sitiado
siempre hambriento
            el miedo cabalgaba en mis arterias
            la vida no valía ni el suspiro
el sol era horrible y calcinaba
            todo
cruento            atroz                hiriente.


•••••    •••••
•••••    ••
Y huí
Adonde no tengo que verte
Adonde la obra negra está cubierta
            por anticuados coloniales acabados de cemento
Adonde sé que existes           pero lejos
            lejos de mi corazón//  pájaro de luz recién nacida

Lejos.

(Por: Mary Carmen Castillo - México)

No hay comentarios:

Publicar un comentario