martes, 3 de abril de 2018

Monumento de Carlos Alcázares



MONUMENTO

Elevas la herramienta a la altura de su centro 
Máquina en estallido

fabricando justicias para el pueblo
rompiendo quijadas 

En un galope de centella 
halando presas de sus ligamentos
hacia el nido suave de tus crías

Eras José una bestia mítica 
la parca gorda de soldados engullidos
vestida de algodón de Mesoamérica

Pero te disipaste 
el día que quedaste inerme
y tus bríos de sangre 
se volvieron de sal y de ceniza
Hueca y agujereada es tu memoria de bronce
como tu camisa


EL AMOR QUE TANTO DESEAS
Es imaginado

Las manos de hierba
besas con la suela del zapato

Los pasos que sigues
llevan una avenida de eucaliptos

A la cabeza de viento
recoge el pelo un pájaro hebilla

Cuando el amor se consuma
crujen las hojas

Y tu novia es el paisaje 


LA CIUDAD SE LAMENTA 

Tengo el alma herida de proyectos
inmobiliarios
que me cuecen
los huevos

una piel horadada por nichos de pulgas
inasibles

Llevo un traje de colonia gris
un ánimo alquitrán

Estoy tan triste que sueño la síntesis destructiva
la síntesis cilíndrica

Estoy podrida de parásitos
enferma de residuos

Mi sexo es de hordas
me siento usada como una puta

tan agotada
que no soy suelo para amar o morir




Carlos Alcázares (Carlos Andrés Marín M.). Envigado, Colombia, 1993. Maestro en artes plásticas de la Universidad de Antioquia del año 2017. Desarrolla sus obras en las técnicas de la pintura, el dibujo, la obra gráfica y el vídeo-arte; explorando temas como la guerra y la infancia, las relaciones entre humanos y animales, entre otros. Poeta joven. Ha publicado sus escritos en medios digitales como la Revista virtual de arte Fragmento y La sociedad perdida. Participante de la V internacional Nadaísta, 2018. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario